Logo de la Asociación La Buena Leche

Derechos en el trabajo

Si sospechas que hay riesgo para tu salud o repercusión en el embarazo o la lactancia en tu puesto de trabajo, ponte en contacto con los delegados de prevención elegidos por los trabajadores de tu empresa.

Ellos te pueden asesorar para que el empresario adapte tu puesto de trabajo para evitar esos riesgos. Las medidas pueden significar la no realización de trabajo nocturno o a turnos. Si la adaptación no es posible y así lo certifica tu médico de cabecera, te deben cambiar temporalmente de puesto de trabajo sin pérdida de retribuciones.

Cuando el cambio de puesto de trabajo tampoco es posible pasarás a la situación de suspensión contrato por riesgo durante el embarazo o lactancia, y la Seguridad Social te pagará el 100% de tu base reguladora.

La evaluación de riesgos laborales de tu empresa debe contemplar los riesgos específicos para la salud de la embarazada, del bebé intrauterino, o con parto reciente y en situación de lactancia. También existen normas nacionales e internacionales que prohiben o limitan la exposición de las trabajadoras embarazadas y lactantes a determinadas sustancias, agentes o condiciones de trabajo.

Será considerado nulo el despido por causas objetivas o despido disciplinario de trabajadoras embarazadas o que se encuentran disfrutando alguno de los derechos anteriores, salvo que un órgano judicial declare la procedencia del despido por motivos no relacionados con estas causas.

Los Tribunales han considerado discriminatoria y nula la decisión de no prorrogar un contrato temporal debido al embarazo o maternidad de la trabajadora y también la rescisión del contrato en el periodo de prueba por esta causa.

Éstos son tus derechos mínimos si tu contrato es a tiempo total y cotizas en el régimen general de la Seguridad Social. El Convenio Colectivo de tu empresa o de tu sector pueden darte más derechos, nunca reducir lo que hay en la ley.

Esta información ha sido elaborada de acuerdo con la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y legislaciones previas (Ley de dependencia 39/2006, Estatuto de los Trabajadores, Ley conciliación 39/1999).

Suspensión del contrato por maternidad

Puedes disfrutar de 16 semanas sin trabajar, pagada por la Seguridad Social el 100 % de tu base reguladora; según tu edad tendrás que acreditar un periodo de cotización previo: menores de 21, no se exige cotización, sólo estar de alta en la SS: de 21 a 26 años, 90 días. Más de 26 años, 180 días cotizados en los 7 años previos o un año en toda la vida laboral. También existe el subsidio por maternidad para trabajadoras con cotización insuficiente: 42 días de duración a partir del parto y 100% del IPREM. Para autónomas: subsidio, permiso de paternidad y 100% de bonificación de cuotas durante el permiso de maternidad.

Si tienes mellizos o gemelos tienes derecho a 18 semanas, si tienes trillizos a 20 semanas, etc. En caso de hijos discapacitados y menores acogidos tienes derecho a dos semanas más adicionales, presentando la valoración de dependencia en el INSS. En los casos de partos prematuros y en aquellos otros en los que el neonato precise hospitalización a continuación del parto por un periodo superior a siete días, el periodo de baja se ampliará en tantos días como el nacido se encuentre hospitalizado, con un máximo de trece semanas adicionales.

Es obligatorio que te cojas 6 semanas después del parto. Las otras 10 semanas las puedes compartir con el padre de manera alternativa y simultanea, si ambos trabajáis. También puedes disfrutar de este derecho a tiempo parcial, incorporándote al trabajo durante las horas que tú decidas.

Tú eliges cuando empiezas a disfrutar de este descanso, siempre y cuando se respete el periodo mínimo de 6 semanas después del parto. Si sufres una indisposición previa o posterior a las fechas que hayas elegido para empezar y terminar tu descanso por maternidad, puedes cogerte una baja por enfermedad común. Si has estado de baja durante el embarazo por motivos médicos, sigues teniendo 16 semanas después del parto.

Permisos retribuidos

Por lactancia: una hora diaria por hijo (gemelos, 2 horas, etc.) que puedes dividir en dos fracciones, sin reducción de salario, hasta que tu bebé cumpla 9 meses como mínimo (ver convenios). Funcionarios, 12 meses.

En los casos de partos prematuros, los 9 meses se cuentan a partir de las 40 semanas de gestación(intrauterina + extrauterina).

Si optas por entrar más tarde o salir antes, la reducción de jornada será de media hora. Si el padre o la madre trabajan, este permiso puede disfrutarlo uno de los dos, sin pérdida de salario. Ahora bien, según la normativa vigente, es la madre la que podrá ceder al padre una parte o la totalidad del permiso remunerado por lactancia, y quien, por su voluntad, puede sustituir la hora de ausencia al trabajo por la reducción de la jornada en media hora.

Puedes acumular la hora de lactancia para disfrutar de unas semanas más de permiso retribuido después de la baja maternal mediante un pacto individual o colectivo con el empresario. Son 1 hora X 5 días semana X 4 semanas-mes X 5 meses (del 5º al 9º) = unas 100 horas mínimo = unos 13 días mínimo.

Tampoco se distingue entre lactancia natural o artificial, adopción o guarda legal o de hecho. Es importante tener en cuenta:

  • Si se realiza reducción de jornada, se tiene derecho a la hora de lactancia íntegra, no en proporción a la jornada trabajada.
  • Si se trabaja a turnos, como en guardias de 24 horas, se tiene derecho a una hora por cada periodo de ocho horas, es decir, a tres horas por guardia.

Por paternidad: En los supuestos por nacimiento de hijo, adopción o acogimiento, el trabajador tendrá derecho a la suspensión del contrato, al menos, durante trece días ininterrumpidos, ampliables en el supuesto de parto, adopción o acogimiento múltiples, en dos días más por cada hijo a partir del segundo. Esta suspensión es independiente del disfrute compartido de los periodos de descanso por maternidad.

Para exámenes prenatales y clases de preparación al parto: tendrás derecho a ausentarte del trabajo, sin reducción del salario, previo aviso y siempre que justifiques a la empresa la necesidad de hacerlo en tiempo de trabajo.

Nacimiento, hospitalización o enfermedad grave de un hijo o una hija: el padre y la madre tienen derecho a dos días de permiso, sin reducción de salario, previoaviso y justificación a la empresa. En caso de desplazamiento será de 4 días.

Bebé prematuro u hospitalización del bebé después del parto: el padre o la madre tiene derecho a ausentarse del trabajo durante una hora diaria. Igualmente se tiene derecho a una reducción de jornada, con disminución proporcional de salario, de hasta dos horas diarias.

Si la madre es despedida o está percibiendo la prestación por desempleo, no se descontará del tiempo de desempleo al que tenga derecho el periodo de cuatro meses de la baja por maternidad, como ocurría anteriormente. Se permite también acumular el mes de vacaciones a la baja por maternidad, incluso aunque estas correspondan el año natural anterior.

Reducción de jornada

Hasta que tu hijo o hija tengan 8 años y estén a tu cargo, puedes reducir tu jornada laboral, al menos, entre un octavo y la mitad de la jornada laboral, con la consiguiente reducción proporcional del salario.

Tú eliges en que momento de la jornada y horario se va a producir la reducción (trabajar 2 ó 3 horas menos diarias o faltar un día a la semana). Sólo debes avisar al empresario de tu decisión. Con quince días de antelación debes preavisarle que vas a la jornada habitual.

Éste es un derecho individual del hombre y de la mujer. El empresario sólo puede oponerse al disfrute simultáneo si ambos trabajan en la misma empresa y aduce razones justificadas.

En caso de que el bebé sea prematuro o necesite ser hospitalizado por cualquier causa después del parto, el padre y la madre tendrán derecho a una reducción de jornada de hasta dos horas con igual reducción de salario.

Excedencia

Tanto el padre como la madre tienen derecho a una excedencia, no superior a tres años. Sólo si trabajáis en la misma empresa os pueden limitar con causas justificadas el que disfrutéis la excedencia deforma simultánea.

Durante los dos primeros años tienes derecho a la reserva del mismo puesto de trabajo. En el tercero sólo se conserva el derecho a la reserva de un puesto del mismo grupo profesional o categoría equivalente. No es necesario fijar con antelación la duración del permiso. Simplemente, se debe avisar con 2 semanas de antelación cuando se desea volver a trabajar.

El periodo de excedencia se considera como cotizados a la Seguridad Social a efectos de prestaciones y puede fraccionarse. Tienes derecho a beneficiarte de cualquier mejora en las condiciones de trabajo a la que hubieras podido tener derecho durante la suspensión del contrato.