Logo de la Asociación La Buena Leche

Quiénes somos

La Asociación La Buena Leche se constituyó en Cantabria en el año 1997 y tiene su origen en un grupo de madres y de profesionales sanitarios que, tras constatar la falta de respaldo en la promoción de la lactancia materna, decidimos unir nuestros esfuerzos para apoyar, informar y colaborar con aquellas mujeres que desean amamantar a sus hijos, así como concienciar a la opinión pública de los beneficios y ventajas que la lactancia natural supone.

Nuestra Asociación quiere colaborar en la formación de futuras madres, intentando que la lactancia natural les sea más familiar, además de informar y orientar a cualquier persona interesada en las ventajas que ésta supone.

Para ello, nuestra Asociación se basa y comparte también las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, (OMS) y la Asociación Española de Pediatría (AEP).

La lactancia materna no solo es lo mejor para el recién nacido sino que también es beneficiosa para la madre y para la sociedad.

Foto de la Asociación en el Picnic Anual

Actualmente ningún profesional duda de que la leche materna sea el mejor alimento para el bebé. La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante por lo menos los primeros 6 meses de vida y después junto con otros alimentos hasta al menos los 2 ó 3 años. Esto quiere decir que durante los primeros 6 meses no hace falta darle nada más a nuestro/a pequeño/a, ni siquiera agua o zumos. A partir de esa edad se pueden ir añadiendo alimentos poco a poco (para detectar posibles alergias) y se puede continuar amamantando mientras el/la hijo/a y la madre quieran. En nuestra sociedad ya no es frecuente ver a un niño de pocos años mamando pero eso no quiere decir que sea una práctica mala, todo lo contrario, puede ser un aporte nutricional, inmunológico y emocional verdaderamente importante.

Porque amamantar no significa solo alimentar, procurar un aporte físico, también significa consolar, dar confianza, nutrir emocionalmente, amar.

La duración de la lactancia va a depender de muchos factores pero los más importantes deberían ser el deseo de la madre y del niño. Nadie más debería decidir sobre su lactancia. Una vez que se ha facilitado a la madre la información sobre las ventajas que tiene el amamantamiento, tanto para su hijo/a como para ella, debemos apoyarla en lo que decida hacer, sin presionarla para que prosiga ni para que lo deje. Simplemente podemos animarla a continuar en los momentos difíciles pero nunca insistirle de forma que se sienta presionada.

Criar es cansado, se elija el tipo de alimentación que se elija, pero es a la vez una época maravillosa, de intensas emociones, de un vínculo inigualable.

También hemos observado que es una etapa de cierta soledad para las madres que amamantan. Pretendemos desterrar esa soledad, ser el círculo de mujeres que necesitas para sentirte bien, para recuperar la confianza en tu capacidad de lactar con éxito, ser una red de "hermanas", facilitarte el camino para que amamantar a tu pequeño/a sea la experiencia maravillosa que imaginabas.